jueves, 25 de febrero de 2010

Popurrí documental, cap.II

"Así que bueno, estoy muy contenta de compartir con ustedes, sé que hay muchos intendentes. ¿Y alguna intendenta no me trajeron? ¿No hay ninguna? Bueno, la próxima vez quiero una intendenta acá, si no vamos a andar mal me parece. Así que…¿No hay? ¿No hay?, ¿Cómo es eso “no hay”? Bueno, vamos a empezar a mirar un poquito más esteee…ehh.. profunda…pse…está Beatriz ahí, bueno, pero necesitamos más Biatrices este…en todos lados porque bueno…las mujeres somos un factor importante de empuje.
Recién quiero contarles, porque vengo muy entusiasmada, le contaba y le mostraba a José el nuevo Documento Nacional de Identidad, que no lo traje, lo estoy mirando a Florencio Randazzo que es el ministro responsable. A ver dame, miren lo que es, este es el nuevo… parezco esas que “vende ya”, vieron…"compre ya", de…ando vendiendo el documento.
El documento éste que se hace todo con producción nacional, con el Estado…con empleados que ya estaban del Estado, con máquinas que importamos algunas de Suiza, otras que son de acá, pero es todo producción nacional el software que lo hicieron, lo diseñaron…y se hace todo digitalizado y te dan una tarjeta aparte para que puedas identificarlo, bueno…yo sentí Florencio, sinceramente, hoy a la tarde, que estaba en la "Argentina año verde". ¿Viste cuando te decían "Argentina año verde", el famoso cuento, de que llegabas y estaba todo perfecto? Impresionante ver el desarrollo digitalizado totalmente. ¿Uds.se acuerdan que teníamos que empastarnos los dedos con negro para poder hacerlo? Bueno, ahora ponés todo sobre una cosa que es verde, se prende y te toma la firma también digitalizada, pero además las 50 millones de fichas, encontraron mi ficha firmada cuando tenía 18 años, la encontré yo. Como yo pensé que podía estar arreglado pedí la de otro y también estaba. Han hecho ficheros donde están las 50 millones de fichas que firmamos alguna vez a los 18 años para empadronarnos y nuestros dedos y nuestra firma casi como digo del secundario la tienen en ficheros que tardan un minuto en encontrartelá, porque obviamente están por número de documento y te la encuentran enseguida. Y ése es el soporte de papel que tiene todo el otro proceso que es absolutamente digitalizado
."

Todas estas maravillas las dijo el 04/11/09 en el acto de firma del contrato para la provisión de agua potable a la provincia de Tucumán, en Casa de Gobierno.
Se sabe, a nuestra oradora en jefe le tira mucho el género...pero de ahí a hacer todo un circo por no ver mujeres en las intendencias parece demasiado.
Y parece que, como el motivo del acto y del discurso no daba para mucha cháchara, retomó el tema del nuevo DNI, con el cual estaba entusiasmada como niña con muñeca nueva. Más allá de los hallazgos semánticos que contiene el discurso, quiero detenerme en algo específico: no se cansa de cantar loas dedicadas al "nuevo" producto, pero lo cierto es que este documento se hace empleando la misma técnica que viene usando la Policía Federal para la confección de los pasaportes desde al menos una década...y la "tarjeta aparte" (que para ella parece servir para identificar al DNI, no a nosotros) está hecha a imagen y semejanza de la Cédula de Identidad policial. Y a juzgar por la tecnología actual informática, la búsqueda en "un minuto" de una ficha digitalizada entre 50 millones parece bastante lenta: si lo comparamos con las búsquedas web que hace Google, éste puede listar más de 600 millones de sitios en una fracción de segundo...
Estimado lector, vaya al encuentro de su ficha:

6 comentarios:

Irma Mariscotti dijo...

Este discurso de Cristina, la tolosita, me da dolor de estómago.
¿Para qué metió el DNI con el agua potable?
El agua potable no la brinda una empresa, se obtiene de las fuentes de agua potable. Antes de las empresas de agua, el mundo tenía agua, de lo contrario no hubiésemos llegado al día de hoy. Habrá querido decir agua corriente. Potable es la que se puede tomar, o mejor dicho beber.
Cristina dice en el discurso: "...En Tucumán el 99 por ciento de la gente tiene agua potable..." ¿Esta mujer sabe dónde queda Tucumán?
Sin ir tan lejos, en Florencio Varela, hay miles de habitantes sin agua corriente potable. La empresa de agua suministra agua corriente, que no se puede beber, no es potable. La mayoría de los que viven en el Gran Buenos Aires, no tiene agua corriente, y si tiene agua corriente no es potable.
Y me cuesta creer que Tucumán tenga una red de agua potable, lo que tienen seguramente los tucumanos es agua potable de los ríos, de la lluvia, de los manantiales, de las fuentes naturales.

Sin interludio pasa a los DNI.

"...pero es todo producción nacional el software que diseñaron..." Sí, Cristina, vos de informática, ni papa. La base de la programación no es argentina. Normalmente se trabaja con códigos en inglés, por si no lo sabés.
Los programadores desarrollan software en base a una estructura ya armada. Ni Bill Gates "hizo" el software de Windows.
Pero claro, ella está con el diseño, todo argentino, todo de color celeste y blanco, que es un nuevo color diseñado para los DNI.

"Este documento se hace todo con producción nacional, con empleados del Estado que ya estaban, con máquinas que importamos algunas de Suiza, otras son de acá..." La verdad, me duele decirlo, pero si las máquinas las importaron de Suiza, no serán el último grito de la moda, porque yo vivo en Suiza, y los documentos aquí tienen otra tecnología.
Les cuento que el pasaporte suizo, que cuesta U$S 350.- (sí, trescientos cincuenta dólares, cada uno) tiene un chip. Estando el pasaporte cerrado, el chip está desactivado, al pasar por la aduana se abre el pasaporte y el chip se puede leer electrónicamente. Digamos que no hay que hacer filas kilométricas, para llenar un papelito y entregarlo en la aduana cuando se cruza una frontera. Es muy cómodo, especialmente para viajar a USA.
Cristina, te compraste una antigüedad.
"...no hay papeles, basta de papeles, todo computarizado..." Eso funciona cuando hay electricidad.
En medio de un caos porque llueve y se inundan las calles, ella pone la nota cibernética con todo computarizado.
Menem con sus naves espaciales, que se remontan de la atmósfera a la estratosfera (que es parte de la atmósfera) quedó hecho un poroto.

Irma Mariscotti dijo...

"Han hecho ficheros donde están las 50 millones de fichas que firmamos alguna vez a los 18 años para empadronarnos..." Quiere decir que en el milenio pasado, Argentina estaba superpoblada.

Irma Mariscotti dijo...

"...porque obviamente están por número de documento..." Significa que los programadores no tuvieron en cuenta un campo para los apellidos, un campo para los nombres, un campo para la fecha de nacimiento, un campo para el sexo, un campo para el lugar de nacimiento, etc.
Los argentinos son solamente número de documento.
¡Cristina, la tolosita, va a tener que aprenderse el suyo de memoria! O se lo anota en un machete.

Irma Mariscotti dijo...

"...…las mujeres somos un factor importante de empuje."
¿Habrá recordado a la partera?

cientifico latin dijo...

Cristina Fernandez de Kirchner
(argentinidae montonerae modae francorum semper compratus)

Nestor Kirchner
(ocolus torcidae argentinum lavae denarius patagoniae)

han visto estas 2 especies en algun
zoologico?

miguelnielsen dijo...

Estoy creyendo que se trata de Haydée Padilla caracterizada. No es posible que imite con tanta perfección a la Chona cada vez que se pone frente al micrófono. La suben a escena para hablar del agua, pero como para ella es "HacheDosCero" y no la comprende, se juega y cambia de tema, por creer que éste sí lo pesca. La escucho y me la imagino en ojotas, ruleros y batón, apoyada en la escoba, barriendo la vereda y hablando con la vecina. ¿No hubo alguien, bien intencionado, que le metiera en esa cabecita rodeada de pelo, que la primera persona que debe respetar la investidura presidencial es ella? ¿Que no está atendiendo un puesto en la feria, sino hablándole al país en dónde siempre alguien la ha de escuchar?
¿Nadie le ha contado que hasta es de mala educación llamar a los gritos a "sus funcionarios"? Yo sé que no lo hace a propósito, que es su falta de cultura y de roce, pero a cada instante muestra la hilacha y cae en la chabacanería.
Y eso que sólo estamos viendo la punta del iceberg, porque como decía Aldo Camarotta "No se vayan, que falta lo mejor".