sábado, 2 de enero de 2010

Retención de retenciones

"Y esos 50 millones de dólares del préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) le sumamos también la reducción del 50 por ciento de los derechos de exportación, mal llamadas retenciones. ¿Por qué mal llamadas retenciones? Porque parece que uno le retuviera a todo el mundo que produce algo en la República Argentina. Y esto no es así. Como su nombre lo indica el derecho de exportación es algo que se cobra únicamente a lo que se exporta, aunque parezca una redundancia, si usted pregunta a mucha gente no le van a saber explicarle esto, pese a que retenciones ha sido y es una palabra muy famosa, en la República Argentina. Pero lo cierto es que son derechos de exportación, que se cobran en la Aduana y los que la pagan normalmente son los grandes exportadores, que están al final de la cadena de valor."

Esto lo dijo el 10/06/09 en la presentación del programa de agregado de valor a la cadena vitivinicola.
Ay, Cris...éste parecía un discurso normal hasta que le tuviste que poner algo de tu "pimienta" habitual...¿Cómo que "mal llamadas" retenciones? Si se les llama así es por el particular sistema de contribución, que se basa en el descuento que se aplica sobre un pago (en este caso por el producto de las exportaciones) y no porque se le aplique a pocos, a muchos o a todos...
Como más tarde lo expresaste en el mismo discurso (del que lamentablemente contamos sólo con la transcripción oficial), no estabas diciendo ninguna genialidad...

6 comentarios:

Anónimo dijo...

genial. quién le escribe los discursos a la presidente-presidenta?
el soldado chamamé? o el bueno de josé pablo feinmann?

Ariel dijo...

No...no se los escribe nadie...ése es el problema.

anabernalar dijo...

Recién la escuchaba tratando a Redrado de "ocupa"; a la jueza Sarmiento de "jueza delívery"... y yo pienso...Se desbarrancó del todo?. Al margen de sus construcciones gramaticales que sólo ella entiende, y las palabras que inventa, la displiscencia de sus discursos, ya creo que perdió hasta la condición de "crispadora", Ahora, hablando en criollo, uno la escucha y solo es para reirse y tomarla para el churrete.
Esto te lo debo a vos, Ariel, que me ayudaste a poder escucharla y no tomarla en serio,como lo ameritaría su investidura, sino sólo para reirme de su torpeza. Antes no podía, y si lo hacía , me descomponía de escuchar tanto resentimiento e incoherencias. Gracias por la terapia!!!

miguelnielsen dijo...

Sin embargo ha incluído algo que es correcto: "si usted pregunta a mucha gente, no sabrán explicarle ésto" pero Cris, con vocación didáctica, sí lo puede explicar. Se las llama retenciones pero no son retenciones, porque se retiene pero no, no corresponde decir que son retenciones sino que es sólo lo que se retiene, pero no a todos, sino a poquitos por lo que el término sería retencioncitas, bueno... pero ahora, después de ésto, mucha gente que no lo sabía ahora lo sabe y si se le pregunta a mucha gente lo podrán contestar y dormir más tranquilos por las noches. Chan, Chan.

Anónimo dijo...

Hace muchos años, casi cincuenta, me enviaron a la escuela primaria, aprendí a leer, a escribir, aprendí castellano, o español, aprendí gramática.
En la escuela primaria aprendimos matemáticas, que en esa época se llamaba "matemáticas", geografía, etc.
En la escuela secundaria aprendí latín, francés, inglés, filosofía, etc.
En la universidad aprendí otras cosas.
En el conservatorio aprendí música.
En la vida cotidiana aprendí que la gente que va a la universidad, se recibe con un diploma y luego es doctor o doctora, tiene una inteligencia superior, un vocabulario rico en expresiones, cuida sus discursos si habla en público, investiga el significado de las palabras que utiliza.
Puede haber lapsus línguae en su hablar, esporádicamente.
Pero todas estas "creencias" resultan infundadas analizando un discurso de Cristina K.
Una mujer, que ocupa un cargo importante, sus discursos son de interés nacional, se supone que representa al Poder Ejecutivo Nacional (de la Argentina), termina hablando idioteces.
Se merece el mote de "Cretina de K.", siendo cretina una persona necia, que dice estupideces.
Mimí de Suiza

Irma Mariscotti dijo...

Más que un discurso parece un monólogo, más que monologar parece hablar sola con alguien que es invisible a nuestros ojos.
¿Por qué se pregunta a sí misma y le responde a un tercero?
¿Por qué no sabe los géneros y números?
¿Dónde aprendió español?
Pero para consuelo de muchos, el gobierno re-tiene y mientras re-tiene hay retenciones, que les permiten mantener como presidente a Cristina, la tolosita.