viernes, 25 de septiembre de 2009

Tal vez tengamos algo que somos...

"Las mujeres, tal vez, tenemos algo que es, no el pragmatismo que siempre me sonó a cierto grado de cinismo, pues en nombre del pragmatismo se han hecho demasiadas cosas en la historia de nuestro país, sino que somos esencialmente prácticas; tenemos que serlo por esta doble obligación que tenemos de responsabilidad institucional pero al mismo tiempo de las otras del género, puntuales, concretas, aún en la Primera Magistratura, aún en el rectorado de una universidad, cosa que a los hombres muchas veces no les sucede, para suerte de ellos, porque, bueno, no es que sean malos, es toda una pauta cultural."

Este auténtico derrape retórico salió de sus fauces el 12/02/08, al dar un discurso en la Universidad de Córdoba.
Cris, ponte de acuerdo; si tal vez tienen, no son...o a lo sumo podrían ser. ¿Sabrá de la estrecha relación entre pragmatismo y practicidad? ¿Cuáles son las obligaciones del género? ¿Hay algunas que no sean puntuales o concretas?
Demasiados interrogantes para un lego como yo...

3 comentarios:

Clarastachiflada dijo...

Esto, de todo lo publicado, es lo que más me indigna. Yo creí siempre que los hombres tienen una inteligencia que aparenta ser superior a la de las mujeres. Porque no tienen que ocuparse de cosas de las que nos ocupamos las mujeres, por ejemplo, no tienen que lavar la cola del bebé, o sí, pueden hacerlo, pero convengamos que las cosas de rutina como atender al bebé o preparar el baño con jazmines o maquillarse para una fiesta, son todas tareas femeninas y si bien no atentan de manera directa contra la inteligencia, sí quitan mucho tiempo de pensar en asuntos relacionados con el intelecto.

Y entonces me pregunto... Una persona como Cristina, que se maquilla, se peina y se viste todos los días del año como para asistir a una fiesta, tiene que estar necesariamente 4 o 5 horas ocupada en esos menesteres... ¿Cuándo tiene tiempo de nada?

Pero lo peor es que según parece, tampoco tiene tiempo de pensar...

Me indigna muy especialmente que hable del género femenino, con todo lo burra que ha demostrado ser, porque no quiero sentirme representada por esa persona, porque no quiero parecerme a esa mujer, de la que los hombres se burlan día y noche.

Cómo puede una mujer sentirse tan orgullosa, siendo que los hombres se burlan de ella?

Pues por ignorancia, sólo por ignorancia, de hecho me imagino, ignora todas estas cosas que nosotros decimos. Pobre mujer.

Y lo que más me molesta es que después de semejante monumento a la ridiculez humana... pues los argentinos no vuelven a votar a una mujer nunca más en toda su vida.

Ariel dijo...

No sólo los hombres se burlan, también muchas mujeres lo hacen...pero ella cree que todos la admiran.

Irma Mariscotti dijo...

¡Oh, Cristina, de Tolosa!
Pragmatismo rima con cinismo.
Ergo, has escuchado que suenan parecido.
Para Cristina, la tolosita, los hombre son pragmáticos y cínicos.
Luego decís que las nenas somos esencialmente prácticas, y ya no suena parecido con pragmáticas, tendría que decirse pragmácticas entonces suena.
Las palabras no son lo que suenan, son lo que significan, y justamente el pragmatismo se basa en la prácica.
Me parece que alguien debe asesorar a Cristina y ampliarle el vocabulario.
Sospecho que tanto le gustan los pingüinos, que su libro de cabecera es el Libro Gordo de Petete.