sábado, 26 de septiembre de 2009

Llovido sobre mojado...

"En este día de lluvia quiero contarles algunos detalles a todos ustedes. Había preparado una recepción especial, por primera vez íbamos a utilizar la fantástica plaza Cristóbal Colón remodelada, con sus fuentes, sus saltos de agua; iba a entrar por una alfombra maravillosa, que la lluvia mojó por supuesto, el presidente de Brasil; iba a ser la primera visita en esa plaza, escoltado por los granaderos, y bueno, vino la lluvia. Pero no se preocupe Presidente, yo voy a contarle algo que muchos argentinos ya saben porque lo he contado en otras oportunidades: es de muy buen augurio la lluvia que hemos tenido hoy, cuando me casé con ese hombre que está sentado al lado suyo llovía a cántaros, y acá nos tienen. No quiero decir que me vaya a casar con usted pero creo que esta lluvia puede habernos arruinado un modelo de recepción..."

Esto lo dijo el 22/02/08 durante el almuerzo en honor del presidente del Brasil, Lula Da Silva.
El hombre que estaba sentado al lado del mandatario brasileño era, obviamente, Néstor Kirchner. Las malas lenguas dicen que, desde ese momento, el presidente Lula se hizo coleccionista de paraguas.

1 comentario:

miguelnielsen dijo...

Y ese casamiento puede habernos arruinado mucho más que una recepción.
Me parece bien que, como dice el refrán, haya que nadar y guardar la ropa, por las dudas. Si algo le llegase a pasar a su marido, más vale tener a mano un repuesto.