martes, 22 de septiembre de 2009

Mensaje de bienvenida

Como bien se sabe, nuestra bienamada presidentA es un auténtico libro abierto cuando habla. Un libro con muchos errores tipográficos, pero libro al fin. Y abierto. Tan abierto que la humedad de Buenos Aires ha hecho estragos en su contenido. Y de ese contenido vamos a ocuparnos aquí. Algunos me dicen que será una tarea un tanto ingrata, comparable a la de un perito forense. Pero no importa. Todo sea en pos de ilustrar a nuestro pueblo. Educar al soberano, sí señor...