jueves, 22 de abril de 2010

Globalización puerca

"Pero acá acaba de agregar un dato que yo desconocía y que era que la ingesta de cerdo mejora la actividad sexual. No es un dato menor, además yo estimo que es mucho más gratificante comerse un cerdito a la parrilla que tomar Viagra."
"Les comento que yo soy fanática de la carne de cerdo y no lo digo para quedar bien, ni tampoco para hacerme propaganda de nada. Me di cuenta después, Kirchner me mata cuando llegue a Olivos."

Esto lo dijo el 27/01/10 en el acto de firma de un convenio con la industria porcina en el Salón Sur de Casa de Gobierno.
Qué decir sobre esto que no se haya dicho ya...es, por lejos, la intervención más famosa de nuestra oradora en jefe, que ha trascendido largamente las fronteras del país, como se verá luego.
Intentando aplicar alguna racionabilidad al asunto, puedo decir que semejante disparate tiene dos raíces: la primera, tomar una simple estratagema de un productor de carne como si fuera una verdad revelada, algo por demás infantil. La segunda, confundir un supuesto afrodisíaco con un concreto vasodilatador e inhibidor de la fosfodiesterasa, como el Sildenafil (Viagra), el famoso fármaco de los laboratorios Pfizer, que no tiene efecto alguno sin excitación sexual ni tampoco en las mujeres. Pero bueno...no le podemos pedir peras al olmo. La cuestión es que este hallazgo nos ha puesto en ridículo frente a casi todo el mundo (quizás algunos pastores de Mongolia no se hayan enterado), como lo prueba el video que publico a continuación, el cual refleja cómo lo vio la televisión rumana en uno de sus más populares noticieros. Los subtítulos en castellano son míos, y pido disculpas porque fueron puestos un poco a los apurones, pero ayudan a comprender el relato de los locutores locales:

9 comentarios:

Irma Mariscotti dijo...

Te tomaron, te toman y te tomarán para la "chacota".
¿Desde cuándo las mujeres toman Viagra?

miguelnielsen dijo...

Insisto en que es importante la inserción de Argentina en el mundo y, a su manera, nuestra adorable Presidente lo está consiguiendo. Que lo suyo sea para reirse y tomarle el pelo, no le quita mérito a su accionar: Si queda gente en el planeta que ni siquiera sepan la ubicación geográfica de nuestro país, con los discursos de nuestra científica, nutricionista y sexóloga en jefe, no tendrán duda de que el nuestro es el paraíso de "sexo y amor libre". Aunque me desconcertó el párrafo final según el cual "los argentinos somos los mayores consumidores de carne vacuna". ¿Será que la caridad bien entendida no empieza por casa?
Y cuando dice que "Kirchner la mata cuando llegue a Olivos" ¿a qué clase de matanza se refiere? ¿Será por divulgar recetas o se referirá a una muerte requete cariñosa? Chi lo sa.

Anónimo dijo...

Lo mas triste es que esta asna y su marido cuando terminen de hacer lo que estan haciendo se van a ir a disfrutar de lo mal habido a su casa, como hasta ahora han hecho todos ¿Cuantos ladrones estan presos?

Vero dijo...

Por suerte apareció Evo con su declaración sobre los pollos para opacar un poco a nuestra oradora en jefe.

Vero dijo...

Hablando de todo un poco: qué habrá sido de la vieja y querida "letra de molde"? Se la extraña en los discursos

miguelnielsen dijo...

Un detalle para tener en cuenta: Nombra a su esposo por el apellido cuando está muy acostumbrada a llamar a sus subordinados por el nombre de pila. Esto indica sumisión más que respeto. ¿Será por ésto que continuamente se siente menospreciada en su rol de mujer y trata de ensalzarse o enaltecerse? Cuando leí ese último párrafo me vino a la memoria Eulogia, la mujer de Mendieta, que también llama al gaucho por el apellido, tal como es costumbre en muchos lugares del interior, en tanto Mendieta la llama por el nombre como nuestra de dominio.
Entiendo que es un poco rebuscado, pero estoy tratando de encontrar la causa de su complejo de inferioridad.

Ariel dijo...

Miguel, interesante tu observación, pero te corrijo algo: Mendieta era el nombre del perro, el gaucho era Inodoro Pereyra.

miguelnielsen dijo...

Ariel: Muy correcta la corrección. Esto de confundir al marido con el perro no nos hace mucho favor a los maridos.

Fernando dijo...

Pobre mujer no?...