miércoles, 28 de abril de 2010

Mentiras impiadosas

"Quiero contarles algo, vio que…vieron…ayúdenme porque estoy un poco disfónica por la voz…quiero contarles algo…vieron que yo el día…¿lunes fue? ¿lunes en la conferencia de prensa o el miércoles? el miércoles…di una conferencia de prensa el miércoles, allí, ante una pregunta de un periodista del monopolio contesté, pero la parte en la que hice alusión al lavado de dinero de los accionistas de Clarín, eso por TN no salió, eso lo censuraron, los grandes líderes de la libertad de prensa. Seguramente tienen un curioso concepto de lo que es la libertad de prensa. ¿Qué es para nosotros la libertad de prensa? Escuchar todas las voces, poder expresarse libremente, que ninguno sea censurado. Y yo quiero decirles que el día miércoles la Presidenta de la República fue censurada por un medio del monopolio, TN, que suprimió la parte donde decía que los accionistas de Clarín están en un proceso investigados por lavado de dinero. Estas son las cosas que pasan en la República Argentina."

Esto lo dijo el 05/02/10 durante su visita a las obras de remodelación del puente Nicolás Avellaneda, en Dock Sud, pcia.de Buenos Aires.
Alguna vez Maquiavelo escribió: "Desde hace un tiempo a esta parte, yo no digo nunca lo que creo, ni creo nunca lo que digo, y si se me escapa alguna verdad de vez en cuando, la escondo entre tantas mentiras, que es difícil reconocerla” (carta a Francesco Guicciardini, mayo de 1521).
¿A qué viene esta cita? Es que nuestra oradora en jefe, ávida de arrojar una piedra más en la "guerra santa" contra el grupo Clarín, no tuvo empacho en afirmar algo totalmente falso. En efecto, pese a estar "disfónica por la voz" (¿y por qué otra cosa podría ser?), su conferencia de prensa había sido transmitida íntegramente por el canal de cable citado (se puede acceder a esa transmisión haciendo click aquí), mientras que el canal oficial, supuesto portavoz del "país real" que pretende exhibir el gobierno, había interrumpido su propía transmisión sobre lo mismo para dejar lugar al partido de fútbol entre Gimnasia y Estudiantes, clásico platense que no podía quedar afuera del "Fútbol para Todos"...
Semejante despropósito no mereció aclaración ni comentario alguno por parte de ningún funcionario. Parafraseando a nuestra oradora en jefe, puedo decir "éstas son las cosas que pasan en la República Argentina".
Estimado lector, sea testigo de la infamia:

2 comentarios:

Irma Mariscotti dijo...

¿Por qué tanto encono con Clarín?
¿Por qué sacar trapos sucios al sol?
¿Por qué acusar en público de lavado de dinero?
La Sra. Cristina, la tosolita, podría remitirse al puente Nicolás Avellaneda y su remodelación.

miguelnielsen dijo...

Yo no sé como le habrá ido a Maquiavelo en su época. Sé como lo trata la posteridad. Pero hay algunas verdades que él no registró en su enorme cantidad de consejos para educar príncipes y entre ellas se destacan las que dicen que de la mentira y del ridículo no se vuelve. No hay quien pueda decir "Yo mentí o yo caí en el ridículo y mis contemporáneos me lo perdonaron". Y no hablamos de mentiras piadosas, sino de las otras mentiras, las que se hacen con fines de lucro. La memoria colectiva podrá olvidar algún pronóstico certero, pero nunca olvida esa mentira que se usó para favorecerse o ese papelón que se cometió cuando menos se esperaba.
Nuestra señora Presidente tiene un stock interminable de ellos y ella y su esposo son actores de un archivo interminable - filmado y grabado - que no pueden desmentir aunque quisieran. Será por eso que aborrecen de tal modo al periodismo.