lunes, 1 de marzo de 2010

Errare cristinum est

"...incorporamos también además...Pilar-Córdoba, con lo cual 1.000 megavatios más, que significan un 5 por ciento de la generación total, en materia eléctrica en la Argentina, en este caso, generación hidroeléctrica, contribuyendo, no es cierto, eh..a...no, eh...térmica, perdón...me equivoqué. Me equivoco."
"En realidad, no le atribuyamos tampoco todo al clima, como que la culpa es del clima porque precisamente San Juan tenía...siempre tuvo un solo río..."

Esto lo dijo el 05/11/09 en el acto de firma del contrato para la construcción del dique de Punta Negra (San Juan), en Casa de Gobierno.
Cris...me reconforta verte reconociendo un error, pero la embarraste con ese "me equivoco" del final...sonó muy pedante, como si hubieras querido decir "hasta yo puedo equivocarme"...¿O me equivoco?
Después aludís al único río de San Juan; es difícil pensar que te estabas refiriendo a la capital porque del contexto del discurso no surge precisamente eso...y que yo sepa, en la provincia existen varios ríos, el San Juan (donde está ubicado el dique Punta Negra), el Desaguadero, el Jáchal, el Río de los Patos y otros cursos menores...
Estimado lector, va como "yapa" una particular pronunciación de "litigiosidad":

8 comentarios:

miguelnielsen dijo...

Antes de que comience a hacer "ejercicio ilegal de oratoria", ¿le suministran algún estimulante? De otro modo no se entiende el uso reiterado de los "..eh, ah.., uy..." con que mecha sus peroratas.
Al final de cada día, ¿verá las grabaciones de sus apariciones en público? Tal vez, en la tranquilidad del hogar, se regodeará con sus "clases magistrales"... o no.

Irma Mariscotti dijo...

Una nueva burrada: ¡Litijosidad!
Es un papelón al cubo esta mujer.
Decir un río en San Juan, siempre tuvo un solo río, me hace sospechar que Cristina, la tolosita, padece un cortocircuito cerebral y lengua epiléptica.
Si no fuera presidenta, le tirarían perejil picado, con tomates cherry.

Huinca dijo...

Preferiría tener a Maradona de presidente, con eso te digo todo. Por lo menos tiene carisma y puede justificar sus burradas con la falta de escolaridad.

Esta farabute (perdón, "farabuta") de quinta categoría no tiene ni UNA sola virtud que la redima. Nada, cero. Deleznable, hartante e insufrible.

No veo la hora de verla en cana.

Maria dijo...

Muy buen blog!!! Igualmente, admiro tu paciencia para escuchar tan atentamente tooodos sus discursos! Yo la escucho dos segundos y ya me altera, no sólo por su manera de hablar sino, justamente, por las barbarrasadas que dice!

Ariel dijo...

Gracias, María...y sí, es dura la vida del cristinólogo. Pero alguien lo tiene que hacer...

miguelnielsen dijo...

Refuerzo lo que dijo María: Si no fuese por este blog que me los entrega envasados al vacío, no me enteraría de su charlatanería, porque le disparo, en defensa de mi salud mental, a escuchar o ver sus apariciones y, como últimamente son tan repetidas, no enciendo la televisión para no tener el desconsuelo de enterarme cuán bajo ha caído la investidura presidencial.
¿Cuántos años llevará reconstituirla? Porque seguro que el recuerdo de sus barrabasadas persistirá en el tiempo. Isabel, al menos, no hablaba tanto, y eso es un tanto a su favor.

Aelita´s_Chan dijo...

Cristinólogo... SOS UN CAPO.
Qué paciencia que tenes para analizar los dichos de esta mujer. Te admiro. Yo la escucho y me altera...

Si la encuentran muerta con un tiro. A mi no me miren... Si no soy yo, va a ser otro que ya esté peor de podrido que yo con ella xD

Muy bueno el blog. Lo encontré de casualidad gracias a alguien que puso el link en Facebook.

Te sigo desde ahora en adelante. FUERZA para los futuros analisis...

Irma Mariscotti dijo...

Hace unos cuantos años hubo en Argentina, un señor que asombró a todos por su escasa educación a nivel escolar, sospechamos que no terminó la primaria, o que de 3° grado lo pasaron a 2° grado, del cual no pasó a 3° grado. Su nombre era Herminio Iglesias, peronista, de Avellaneda, y ocupó un asiento en el Congreso, fue diputado nacional.
Su frase célebre fue "conmigo o sinmigo", que se conviritió en la muletilla obligada de todo lo que tenía sabor a grasa de milanesa, aludiendo a su escasa cultura.
Pero tuvo algo a favor, como Isabelita y la Coca Sarli, hablaba poco, o no lo dejaban abrir la boca.
Cristina, la tolosita, tendría que aprender, porque en sus discursos "sinmigo" pasa desapercibido. Son tantas las barbaridades, las necedades que dice, que ninguna sobresale.
Escucharla es una pesadilla, Saw (la película que en Hispanoamérica se titula El juego del miedo) se queda corta cuando se proyecta que una mujer como Cristina, decide prácticamente la vida de millones de personas.
Hace unos años le pregunté a un amigo mío, que aportaba a una AFJP, si sabía cuánto cobraría de jubilación en el futuro, él me dijo que no tenía la menor idea. Pues ahora Cristina, sabe cuánto va a cobrar.
A veces quisiera no escuchar sus discursos, pero como estoy pensando en viajar a Buenos Aires, quiero saber con qué me voy a encontrar al llegar a Ezeiza.