lunes, 1 de noviembre de 2010

Ciencia ficción

"...desde Galileo Galilei también la ciencia ha sido muy importante, fundamental en la vida de los hombres para arrojar luz, claridad, y en este caso puntual de la medicina, vida; desde Hipócrates podríamos decir si queremos ir un poquito más allá."
"...si algo tiene de maravilloso la ciencia es que no hace distinción entre nacionalidades, religiones, colores de piel o demás..."

Esto lo dijo el 10/09/10 en el acto de presentación del Instituto Nacional del Cáncer, en la Academia Nacional de Medicina.
Es evidente que nuestra oradora en jefe tiene muy claro el concepto de importancia de la ciencia, sobre todo en el orden cronológico...basta ver en el primer párrafo cómo dice que "ha sido muy importante" desde Galileo, y después reviene sobre sus pasos para aclarar que "un poquito más allá" (léase "más atrás") también, citando a Hipócrates...lástima que entre el primero y el segundo hay mil años de diferencia...
Y el segundo párrafo es un auténtico acto fallido que podría confirmar el escaso apego presidencial por los métodos clásicos de observación de la realidad: la ciencia sólo sería maravillosa por su diversidad cultural...si hacemos un esfuerzo para entender que no incluye a la antropología, que justamente tiene por objeto "hacer distinción" (juicio, estimación) entre las diferentes estructuras sociales y expresiones culturales y lingüísticas que tienen esas sociedades...
Estimado lector, escuche a la discípula de Karl Popper:

4 comentarios:

miguelnielsen dijo...

Aparentemente nuestra científica en jefe ha determinado, seguramente después de cuidadosas investigaciones, que la ciencia comenzó con Galileo, aunque después de una nueva meditación se dió cuenta que Hipócrates también hizo algo "un poco más allá". Omitió por pudor hablar de Panacea y de Policlenia, para no pasar por fanfarrona. Además nos informa que la ciencia desconoce que haya diferencias de razas, color de piel, etc., porque la ciencia es democrática y los que se dedican a la antropología no saben nada. Me resta averiguar qué es lo "demás".

Mariano dijo...

Cristina, No le des bola a los mismos de siempre, que hacen de la critica una forma de vida, y como consecuencia su vida se limita a la mera critica sin argumentación ni valor.

Segui cambiando la Argentina...

Somos más los que te queremos y apoyamos.

Anónimo dijo...

Perdón Mariano, pero es de grandes saber aceptar las críticas en vez de sentirse todopoderosos y sabelotodos, especialmente cuando se tienen taaantos defectos.
Argumentos para criticarla hay de sobra. Que la intolerancia no te permita interpretarlos eso ya es otra cosa.
Por otro lado, a la presidente siempre se la escucha criticar, agredir y menospreciar a todo el que opina diferente, por lo tanto pregunto, ¿no será que proyectás los defectos de Cristina en los demás antes que aceptar la realidad?.
Además, la señora gobierna solo para los que la "apoyan y quieren" a los que Kirchner adoctrinó...el 60 % de los argentinos que no la votamos, quedamos al márgen, dada su escasa interpretación de lo que significa ejercer una presidencia de la Nación.

Saludos!!!,
Sofy

miguelnielsen dijo...

El amigo Mariano supone - y supone mal - que quienes opinamos no la queremos y que lo único que sabemos hacer es criticar. Gran error. Si no la quisiéramos, la dejaríamos equivocarse sin prestarle atención, y hay que quererla, y mucho, para prestar atención a todo lo que dice con la cantidad de cosas sobre las que emite juicio a toda hora.
No, Mariano. Quienes opinamos aquí y en otros lados pretendemos tan sólo tener una presidente que parezca una presidente, no un muñequito a pila con cassette incorporado. No es solamente cuestión de "cariño y de apoyo": Es un problema de respeto a su investidura, ni más ni menos.