lunes, 6 de septiembre de 2010

Denuncias peligrosas

"Y que a mí como recién recibida de abogada, en Río Gallegos, me tocó vivir con una señora que fue creo una de nuestras primeras clientas, que vino al estudio y que había sido golpeada por su marido. Bueno, se imaginan yo cómo me puse, ¿no? así que casi más que una clienta era una causa personal ya que la había tomado. Y luego ella misma me vino a decir que retirara la denuncia porque él en realidad la quería...pero bueno, le dije, no atiendo más ningún caso de esto porque voy a terminar matándola yo..."

Esto lo dijo el 19/07/10 durante el acto del presentación del decreto reglamentario de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres, en Casa de Gobierno.
Nuestra oradora en jefe dice creer que esta infortunada señora fue una de sus primeras clientas en el estudio...ergo, debe haber sido en la segunda mitad de 1976, cuando su marido sí se había recibido y luego de ello "partieron" raudamente desde su "refugio" de City Bell con destino Río Gallegos. Pero teniendo en cuenta lo que en este mismo blog se dijo acerca de su supuesto título de abogada (ver la entrada del día 19-05-10 "Oscura revelación"), me permito sospechar de que la mujer se arrepintió del asunto no sólo por la reacción que cuenta la propia protagonista sino porque no debe haber visto ningún diploma con nombre femenino en ese estudio...además, con lo que escuchó al final seguramente prefirió las amenazas del marido...
Estimado lector, escúchela pero no se le ocurra denunciarla:

2 comentarios:

miguelnielsen dijo...

Ella insiste en decir que se recibió de abogada, y sigue desetimando el consejo de Oyharbide que le recomendó no tocar el tema y menos firmar como tal. Habría que señalarle que el ejercicio ilegal de cualquier profesión liberal - a pesar de que el término no le debe gustar - está penado por la ley y sancionado severamente. Pero, bueno.. El pellejo que está en juego es el de ella. ¿O creerá que el doctorado honoris causa de Beijing le habilita para ejercer?

miguelnielsen dijo...

Ella insiste en que se recibió desestimando el consejo de Oyharbide que le recomendó no mencionar el tema y, menos que menos, firmar cualquier papel usando el título.
Alguien cercano le debería asesorar acerca de lo que le puede ocurrir a quien ejerza ilegalmente cualquier profesión liberal - término que decididamente no le debe gustar - pero el pellejo que corre peligro es el de ella, y si le gusta correr riesgos, que los corra.
Lo malo sería que después salga como Isabel diciendo " yo sólo soy una débil mujer" y se quiera escapar por la tangente de la lástima.