miércoles, 11 de noviembre de 2009

Humilde soberbia

"Al respecto me acuerdo que cuando estuve en setiembre en Nueva York con motivo de la Asamblea Ordinaria de Naciones Unidas fuimos al Council of Americas a dar una conferencia y allí una periodista -o alguien de Merrill Lynch creo que fue si mal no recuerdo- me preguntaba si nosotros teníamos un plan B, y yo le contesté que en realidad no teníamos ningún plan B y que el plan B lo necesitaban ellos. Me acuerdo que...bueno, esto fue tomado por algunos voceros de las empresas periodísticas argentinas casi como una ofensa o un acto de arrogancia."
"Por eso creo que no tenemos que tener miedo los argentinos a tener también soberanía intelectual, y reconocer que muchísimas de las cosas que venimos afirmando desde el año 2003, y que empecinadamente gurúes locales y extranjeros se empeñaban en demonizar, son finalmente las ideas que hoy se van a tener que estar aplicando en todo el mundo."
"Con mucha fuerza, con mucha esperanza y con el mismo trabajo y compromiso de siempre con los trabajadores y con el resto de los argentinos, para seguir construyendo un país para todos, que esta es la gran ilusión de esta humilde mujer argentina."

Esto lo dijo el 27/01/09 al anunciar una nueva etapa de la reconversión del Programa Federal Plurianual de Construcción de Viviendas.
Y como nuestra oradora en jefe es una humilde mujer, al menos así lo expresa al final, sus dichos han contribuido seguramente a disipar esa imagen de arrogantes y presumidos que tenemos los argentinos en el exterior. Estimado lector, si Ud.tiene otro concepto formado acerca de la locución "soberanía intelectual", le ruego me lo haga saber. Porque para mí, haciendo un esfuerzo para darle alguna entidad, no escapa a la simple soberbia.
En fin...lo invito a ver nuestra humilde contribución a la causa soberana:

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Mmm, no quiero imaginar lo que diría si se considerara "soberbia", pero bueno, mejor que siga siendo "humilde"...

Anónimo dijo...

No tiene desperdicio, muy bueno esto, saludos Ariel -Clara.

Ah, y en cuanto a humildad-soberbia, yo creo que es algo peor, eso sería tal vez normal, yo creo que no está bien de la cabeza, y creo también que ni sabe lo que está diciendo, tal es el grado de irresponsabilidad con que ella se maneja y con el que LA manejan. Porque, convengamos que para hablar así hay que tener quien te escuche -la cara de De Vido, ay, Dios santo!!

miguelnielsen dijo...

La realidad es que la respuesta de Cristina Elizabeth fue la justa, porque el gobierno carece de un Plan B, y no precisa siquiera de un Plan A ya que a la manera como NK le maneja las cosas, les alcanza con andar a los ponchazos. Un plan necesita de estructuras previsibles y de imaginación para poder planificar actividades y ellos se las rebuscan en el día a día, cambiando de libreto a cada momento y poniendo cara de "Ésto es lo que yo había dicho" como si fuera cierto. Y así nos va.

Irma Mariscotti dijo...

Cristina, la tolosita, sigue sosteniendo que antes del año 2003, todos eran analfabetos, ignorantes, inhábiles, incapaces, no sabían gobernar, desconocían la vaca, el trigo y la soja, no habían viajado como ella, es más ni siquiera hubo presidente mujer antes del 2003.
Todo parece haber surgido en el año 2003.
Pero a partir de ese año, Argentina es un país que tiene vaca, trigo y soja, una mujer presidente, porque Cristina dijo que comenzó su mandato en el 2003, ella le da consejos económicos a EEUU, ella les da ideas a los poderosos del planeta y también a los de otros mundos, que afirma existen.
En fin, una "pléyade" de virtudes la Cristina, y al final su dictamen es que se considera una humilde mujer argentina.
¿Leerá las palabras de Isabelita?
Es la contradicción a contramano, "me acuerdo...si mal no me acuerdo...", digamos que no se acuerda si se acuerda porque dice estuve, que es ella solita, y donde estuvo "fuimos a dar una conferencia", y ahí se meten otros en el discurso.
Es una charlatana, embustera, farsante, engañadora, vanidosa, y no digo cotorra porque va a pensar que hago discriminación de género en Argentina.