martes, 3 de noviembre de 2009

Ensalada rusa

"...realmente no podría haber sido más fructífera esta visita oficial que realizo en mi carácter de presidenta de la República Argentina, y en la que he sido acompañado por más de 100 empresarios..."
"Es imposible separar la economía de la política, tan imposible como separar la política de la economía. Que es lo que se ha querido hacer en los últimos tiempos en el mundo diciendo que la política no tenía que ver con la economía y viceversa o que el Estado no tenía que ver con el mercado y viceversa. Todo en este mundo que vivimos y en el anterior también tiene que ver con todo."
"El mix de ambos puede significar en materia de competitividad, en materia de baja de costos de transporte, energético y alimentario, en algo verdaderamente revolucionario, con perdón de la palabra. Pero...estamos en Rusia y no estaría mal hablar también de que algunas cosas pueden revolucionar el mundo, creo...creo...han tenido alguna experiencia los rusos en esto de revolucionar el mundo."

Estas auténticas maravillas las profirió el 10/12/08 durante la firma de acuerdos con la Federación Rusa, en Moscú.
En la primera parte, fiel a su estilo y convicciones, se presenta como "presidenta"; lástima que poco después dice que ha sido "acompañado". ¿Y el género, Cris?
La segunda nos plantea un misterio insondable. Y sí, Cris...es tan imposible separar la economía de la política, como al revés....¿O acaso cinco más tres no da el mismo resultado que tres más cinco? Y aún me pregunto a cuál mundo anterior se estaba refiriendo...quizás la respuesta la tenga el Dr.Brian Weiss. ¿A qué se habría dedicado nuestra oradora en jefe en su vida anterior?
Y la tercera es un verdadero paradigma del chiste malo y absolutamente inoportuno. Qué más se podría agregar, ¿no? A Medvedev le debe haber causado una gracia...
Véala y escúchela, estimado lector.

4 comentarios:

El Redentor dijo...

Ufffff, ya la vi y escuché en su momento... Un verdadero papelón, lo peor de todo es que realmente cree que está siendo ocurrente.

Ariel dijo...

Sí, ésta es la que anda por YouTube de la mano de Jaime Bayly. Pero no la podía dejar pasar. Pobres rusos, después de que el Dr.K dejó plantado a Putin tres horas en el aeropuerto, tuvieron que bancarse esto...

miguelnielsen dijo...

La muchacha es como los cocodrilos: Cada vez que abre la boca hay peligro a la vista. El hecho de pedirle perdón a la palabra significa que se da cuenta que está ofendiendo al idioma y a la razón. Y cuando habla del mundo anterior y se pone esotérica creerá que está en el camino del Nirvana...
¡Pobre criatura! Pero, no se vayan. Con ella, siempre va a faltar conocer lo mejor.

Irma Mariscotti dijo...

La Sra. Cristina tuvo en esa oportunidad un desatino.
Para Rusia la revolución no fue como lo fue para Argentina.
En Rusia murieron millones de personas, inmediatamente y tiempo después, aquellos que fueron deportados a Siberia, al Archipiélago Gulag, tema que da título a la obra del escritor ruso Alexander Solzhenitsyn.
Si la Sra. Cristina estuvo en los años '70 en la Universidad, puede recordar ese libro Archipiélago Gulag.
Es como un chiste de mal gusto, un atropello hacer un chiste, riendo, burlándose, haciéndose la canchera con el tema de la revolución en Rusia.
Argentina es un país de clima benigno en ciertas regiones, pero Rusia tiene las temperaturas más bajas en lugares habitados, marchar a Siberia es la condena a muerte, pocos sobreviven.
Espero que cuando hable frente a la Sra. Angela Merkel, canciller de Alemania, no se le ocurra hacer un chiste de los campos de concentración y el holocausto.
Me parece que Cristina sabe poco y nada, mejor dicho casi nada de historia.